¿Qué madre es mejor?

BREVES
Bárbara Gimeno

Todavía no he sido madre (y espero que aún me queden unos años, cosa que espera mi pareja también), pero quiero serlo algún día. Es un tema que me transmite tanta ternura, tanta felicidad que cuando me dicen que hay mujeres que no quieren serlo o que, una vez lo han sido, pasan unos meses terribles, me parece difícil de creer. Hace poco, caminando por la planta infantil de Primark, me entró la vena maternal –entre zapatillas tamaño bebé y vestidos de mamá Noel talla 4-  y le empecé a dar vueltas al tema. La depresión posparto se llama. ¿Cómo funciona? ¿Podría, a pesar de mis tremendas ganas de ser madre, afectarme cuando me toque?

Anuncios