“Cuando afrontas, analizas tu vida y recompones el puzzle ya no tienes ganas de jugar”

HISTORIAS, Sin categoría
Bárbara Gimeno

Todavía no he olvidado el impacto que sentí cuando pisé el casino de Barcelona. Luces por todas partes, típicos sonidos de máquinas de azar y ojos que no se despegaban de las pantallas, de las mesas, de las cartas. Ahí el dinero se movía a una velocidad vertiginosa. Y si no, que se lo digan a la señora que echaba billetes de cien en la ruleta como quien le da a su hijo unas monedas para que se compre chucherías. Esa visión de la gente tirando su dinero –y ganando, porque metiendo esa cantidad de dinero algo tienes que ganar- me hizo querer probar suerte. Mi pareja y yo pasamos la noche moviéndonos del blackjack a la ruleta, de la ruleta al poker y del poker de nuevo al blackjack. Cuando dieron casi las dos de la mañana y nuestras pérdidas superaban nuestros ingresos, decidimos que era el momento de marchar. Fuimos con cierta vergüenza a cobrar nuestros 10 euros –tras invertir 40- y el espectáculo que se desarrolló delante de nosotros no se me olvidará jamás: El caballero que nos precedía estaba llevándose nada más y nada menos que diez mil euros en metálico y ni su cara –ni la de su mujer-  mostraban ningún tipo de alegría. ¿Cómo podría ser posible?

Lo pensé mejor y me dije que la pregunta correcta no era esa sino ¿cuánto habría perdido antes de llevarse tal cantidad?

Anuncios